29 diciembre 2014

Elena Garcia Toro: No soy victima de la programación lingüistica

NO SOY VÍCTIMA DE LA PROGRAMACIÓN LINGÜÍSTICA

Cuando conecto con el Ser que Soy...

 Cuando me rindo a la Verdad permanente y esencial que vive en mí...

 Cuando... despierto del juego de la dualidad y le retiro la energía que venía brindándole, en forma de valores, creencias, juicios y miedos... 

 Cuando me hago consciente de que no soy ni víctima ni verdugo, de que es tiempo de entregar al Ser todos los roles que hemos venido desempeñado a lo largo de la apertura temporal, de que ha llegado el momento de retornar a la Fuente las respuestas a las preguntas que como Unidad nos hicimos... 


 Cuando DECIDO observar en neutralidad y no alimentar más un paradigma que alterna experiencias en las que me identifico o con la luz o con la oscuridad, o con el bien o con el mal... un paradigma de lucha, de búsqueda incesante de referencias en el afuera ... 

 Cuando ELIJO desde lo más profundo en mí no bailar más al son de unos observadores del pasado que condicionan y obligan al ser humano a identificarse con elementos temporales, impermanentes... con aquello que precisamente No Es...
Cuando DECIDO moverme en esta existencia con mi referencia puesta en el Ser Atemporal que Soy, en mi Identidad Real...

... Entonces empiezo a entrar en COHERENCIA interna... a ubicarme cada vez más en el amplio espacio interno del Ser... a salir de la percepción de que tengo que luchar para sobrevivir, de que afuera existen terribles amenazas, manipulaciones y maquinaciones de las que tengo que protegerme, de que tengo que competir, etc... Dejo -en definitiva- de sostener, como Atlas, el mundo y el Universo entero sobre mis arqueadas y doloridas espaldas....

... Porque cuando DECIDO entregar toda mi percepción y toda mi vida al Ser... cuando DECIDO entregar minuto a minuto mi receptor al Emisor afuera de la existencia, al Observador Inicial, al Origen... cuando DECIDO caminar por el mundo como el Ser que Soy, por más que eso duela en muchas ocasiones a mi identidad virtual, por más que me sienta a veces morir... cuando DECIDO, DECIDO!, con todas las consecuencias...

... Y si es que decido verdaderamente en cada instante Ser lo que Soy, se me va a hacer muy evidente cuando me ubico en una posición de víctima... por ejemplo, víctima de las manipulaciones a las que nos han sometido ciertos seres por medio de la programación lingüística, víctima de las lenguas madre, que han sido codificadas y diseñadas (el diseño de la trama, cuarto plano) para mantener a la Humanidad programada en la incoherencia entre subconsciente-consciente, diciendo "malo" cuando cree decir "bueno" y diciendo "bueno" cuando cree decir "malo" (dualidad). Como con todo en esta existencia, el peligro-oportunidad está servido. Esta es una información que puedo escuchar desde el punto 0 lógico, observando en neutro, derivando, sin identificarme; o también es una información que puede llevarme a que me sienta víctima de una gran conspiración cósmica, víctima de unos seres malévolos que tratan al ser humano como energía-alimento, y frente a los cuales quiero rebelarme... Esta segunda opción va a llevarme, sin duda, a enredarme adentro del laberinto en el que creo estar, me va a tener entretenido en más y más contenidos, en el argumento de la historia, cuando lo que ya tengo disponible es la lógica para observar todo ese despliegue. Si yo, receptor en la existencia de menor velocidad, entro en el juego de querer mejorar el lenguaje para "hacerlo coherente", no sólo voy a necesitar de mucho, pero que mucho tiempo para finalmente sólo cambiar unos contenidos por otros (donde he venido diciendo X ahora digo otra X), además de bastante esfuerzo, sino que voy a seguir jugando en los términos de una lógica divergente: me protejo de la incoherencia del lenguaje manipulado, me protejo de "esos seres sin corazón", me defiendo de su amenaza, etc.
Del "ser humano", el "humano" es una condición, es temporal y finita, condición que sólo puedo asumir sin carga cuando lo que asumo realmente es que soy el "ser", atemporal e intocable. Cuando saco eso que llamamos "identidad" de los planos lineales del desdoblamiento y la ubico en el Ser, afuera de la existencia, el uso de la lengua desde luego que no me convierte en víctima de ninguna gran manipulación, no me esclaviza en absoluto. Al Origen, observador de mayor velocidad (mucho más veloz que esos observadores de cuarto plano que codificaron las lenguas) entrego cada día mi receptor para que sincronice mi consciente con mi inconsciente (que es global)... y es desde ahí que puede manifestarse en plano físico una auténtica coherencia, pues ella va a derivar de la sincronización desde el Origen hasta este plano físico de todos los planos frecuenciales. Sólo permito que el Origen opere libremente en mi receptor, pues soy consciente de que intentar mejorar el lenguaje es entrar a valorar y juzgar contenidos desde un plano mental lineal, desde el cual no se consigue entrar en verdadera coherencia, y desde donde voy a estar movilizando emociones en marcador 2 de protección.
Por otro lado, la palabra es la segunda ralentización del diseño lógico. Los números corresponden a la primera ralentización de ese diseño lógico desde el Origen. Cuando leemos las palabras a través de los números, y si estamos en esa entrega de nuestro receptor al Emisor afuera de la existencia, se nos revelan potenciales originales sorprendentes en las palabras, potenciales que nunca hubiéramos sospechado si, en lugar de informarnos el Origen, los que nos están informando son los observadores de cuarto plano divergente.

O sea, que en materia lingüística, así como en el resto de asuntos (es decir, en todos los asuntos), pongo este juego en manos de Aquel que es su dueño legítimo, el Origen, el único que puede mutarlo en el sentido de la coherencia y cohesividad de su Lógica Global Convergente.

Elena García Toro (Toro=72... lo de los cuernos no me interesa



No hay comentarios:

Publicar un comentario