11 febrero 2015

Confusión entre amor y dominio y posesividad.

CONFUSIÓN ENTRE AMOR Y DOMINIO (I de II)

La persona que tienes a tu lado es un ser espiritual que obviamente te expone cada día a tus creencias profundas inconscientes o no reconocidas, justo cuando estabas por relajarte en la distracción de tu vida. De tal modo que cada relación que has tenido ha sido buena, cada relación te mostró lo que elegías y donde estabas. ¿Pero quién está dispuesto a reconocer sus elecciones subconscientes frente a los ojos de su pareja, quien es casi como su más anhelada posesión?


Cuando tú dependes emocionalmente de alguien, tu felicidad depende de lo que haga esa persona, así que te conviertes en un vigilante, y un vigilante no tiene tiempo para amar, inevitablemente controla. El adicto emocional o persona dependiente sacrifica constantemente su propósito natural de estar en paz consigo mismo y se condena constantemente a buscar paz a través de su pareja. Esa persona tiene que tomar conciencia, ver, aceptar y reconocer el rechazo que siente por sí misma, debido a una culpabilidad interna inconsciente, y entregar esa creencia ilusoria a la Luz.

Ser responsable, honesto y amarse no es algo común, lo común es proyectar afuera la causa de lo que te sucede, y así le das algún valor al mundo, lo haces real, te das razones y sientes falsamente que pierdes, ya que en verdad buscabas ventajas. Ahora el control y el dominio es el fundamento de tu aparente felicidad. Tu mundo se convierte en una defensa y tus parejas, los aliados de una mente confundida.
Este es el estadio natural previo a estar determinamos firmemente a ser utilizados por el Amor.

~ Rama
(I de II)


CONFUSIÓN ENTRE AMOR Y POSESIVIDAD (II de II)

Lo único que se pierde son las expectativas dentro de una escenografía virtual, jamás algo real. Perdemos anhelos, expectativas, imágenes dentro de tu mente, pero jamás pierdes ninguna relación. Vas perdiendo tus propósitos ocultos, vislumbras que no funcionan. Estás aprendiendo forzadamente ahora, con tu mente un tanto cerrada debido a la presión de tus creencias sobre la vida. Sientes dificultad al aceptar las cosas tal como son porque cargabas planes de cómo deberían ser las cosas para ser feliz.


Los caprichos se desintegran y con el tiempo te vuelves más y más real, eso ganas al perder. En una relación pareces perder o ganar identidad. ¿Cuánto nos duele abandonar una pareja en la que habíamos depositado tantas expectativas? Pero si te fijas bien, esas relaciones personifican tus creencias de ser incompleto, falto de amor y necesitado, y cuando se muestran como tal, explotan y derrumban tus débiles estructuras. No pienses "después de esto seguro algo bueno vendrá", ¡eso fue lo bueno!, te trajo lo que necesitas aprender pero no lo quieres ver: que aún no estás dispuesto a darte/ amarte.

Continúas avanzando, no te asustes, no pierdes nada ni a nadie,
....únicamente tus ilusiones.

~ Rama

No hay comentarios:

Publicar un comentario