30 abril 2015

Propiedades jugos de zumos y verduras

a partir del minuto 11


Un cuerpo limpio es un cuerpo bello
Este es el mes en que después de las fiestas y las comidas de trabajo y familiares, muchos se ponen a dieta para compensar los excesos de las Navidades. Es pues un buen momento para hacer hincapié en el 4º Pilar de la Alcalinidad, el de la desintoxicación del organismo.
"Siempre hablo de belleza y salud indistintamente, pues existe una ley natural que determina que no se puede ser bello de una forma real y plena si no tiene una salud realmente buena. El gran pionero la sanación natural, el profesor Arnold Ehret, escribió:
"La enfermedad es un esfuerzo que hace el cuerpo para eliminar productos de desecho, mucosidad y toxemia, y el  organismo ayuda a la naturaleza de la forma más perfecta y natural. Lo que debemos curar no es la enfermedad, sino el organismo en su conjunto;  hay que limpiarlo, liberarlo de los productos de desecho y de las materias extrañas, la mucosidad y la toxemia que hemos ido acumulando desde la infancia".

UNAS SUGERENCIAS:
Jugo Desintoxicante: 1 pepino, Un manojo de espinaca, ½ manojo de menta, Un manojo de perejil.

Jugo Desayuno:  5 ramas de apio, 2 pepinos, 1 manojo de espinaca, 1 manzana, 1 zanahoria.

Jugo Energético: 2 manzanas, 1 manojo de espinacas, 1 pepino, 1 manojo de perejil

(Estas no son más que sugerencias, descubre tu fórmula, añade piña, limón, rábanos, kiwi, naranja, remolacha, fresas, mango…sé creativ@!)
Los distintos sistemas de nuestro cuerpo se esfuerzan por mantener  en todo momento el equilibrio perfecto, aquel que nos permite alcanzar el máximo de salud y belleza, pero solo pueden conseguirlo de verdad si previamente hemos hecho desaparecer todo el material tóxico que tenemos almacenado en nuestro organismo, tanto el barro viejo como el barro nuevo que va acumulándose constantemente. ¿Por qué? En último término, todo depende de cómo digerimos los alimentos y de la cantidad de Energía de la Belleza con que contamos.
Recuerda que nuestro cuerpo está diseñado para sobrevivir, por lo que la energía de la que dispone la emplea en primer lugar en mantener los procesos que nos permiten seguir viviendo y en el funcionamiento de los órganos internos. ¡Mantener el cutis libre de arrugas y el cabello brillante es algo que le importa muy poco a nuestro cuerpo cuando tiene el hígado sobrecargado de desechos, las glándulas suprarrenales agotadas y los intestinos atascados!
Ahora que ya sabes cuánta energía utiliza el cuerpo para digerir la comida, comprenderás que resulta lógico, pensar que, cuanto más eficiente sea la digestión (es decir, cuanta menos energía tenga que emplear el cuerpo en ella), de más energía dispondremos para limpiar las viejas materias tóxicas y para llevar a cabo todo el proceso de embellecimiento. El barro tóxico se acumula a una velocidad mucho mayor cuando no digerimos de forma eficiente lo que comemos.
Para que nuestra digestión funcione a la perfección es clave que depuremos nuestro organismo y nos liberemos de los desechos viejos que teníamos acumulados. Cuando ablandamos el barro tóxico que llevamos pegado a los radios de nuestra rueda, la energía aumenta de forma automática pues el cuerpo es capaz de realizar todas sus funciones, tanto digestivas como de cualquier otro tipo, con eficiencia y haciendo un esfuerzo mucho menor. Y como disponemos de energía renovada, también perdemos peso y parecemos varios años, o incluso décadas, más jóvenes. Nuestra piel resplandece y nuestro pelo se desarrolla con mucho cuerpo y un brillo muy saludable

No hay comentarios:

Publicar un comentario